Posted by : István Ojeda Bello sábado, 17 de junio de 2017

Sin demasiadas sorpresas por las amplias y convenientes filtraciones, finalmente se conocieron cuáles son los primeros pasos del presidente estadounidense Donald Trump con relación a Cuba. Esas medidas no pueden verse como una maniobra aislada, sino en su conexión con las batallas internas que ahora mismo libra la Administración republicana, y con otros asuntos prioritarios para esta en la región, como lo es Venezuela.    

La Casa Blanca ya había sacado el pie del acelerador del proceso de distención con el Archipiélago antillano abierto por su predecesor el demócrata Barack Obama. Ahora puso la reversa. Canceló todos los acuerdos bilaterales firmados hasta enero del 2017, incluyendo la Directiva Presidencial del 14 de octubre del 2016, que marcó un punto de inflexión en el esquema hacia un modus vivendi con La Habana.

Interpuso además requisitos previamente eliminados en el otorgamiento de las licencias a los viajes de sus ciudadanos a nuestro país. Enfáticamente les prohibió gastar su dinero en instalaciones turísticas ligadas al sistema empresarial subordinado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que tiene un lugar preponderante en la expansión de la industria turística nacional.   

Sintomáticamente no fueron tocadas, al menos no de un modo obvio, las relaciones diplomáticas, el probable vínculo comercial entre las empresas estadounidenses con los cuentapropistas cubanos (prácticamente nulo por las restricciones del bloqueo), ni tampoco la liberalización de las remesas desde los EE.UU.     

Aquí salen a la luz, aunque no lo parezca, nexos de continuidad con el esquema marcado por Obama de valerse del emergente sector privado dentro de la economía cubana, para impulsar en la dirección soñada el proceso de cambios que se vive en la Mayor de las Antillas. Al mismo tiempo, persisten en el propósito de presentar al bloqueo como una entelequia asociada únicamente al gobierno.
Favor con favor, se paga

Ciertamente, Trump había anunciado durante su campaña electoral que perseguiría los pasos de Obama. Sin embargo, hacerlo justamente ahora suena más bien al propósito de mostrar algún tipo de avance en su controversial programa de gobierno.

Si nos atenemos a las recientes revelaciones del exdirector de FBI James Comey, el magnate que ocupa la Oficina Oval está seriamente preocupado porque las alegaciones de un supuesto involucramiento ruso en las elecciones presidenciales de noviembre pasado socavaron su liderazgo, su capacidad de negociación con aliados y de enfrentar a enemigos externos.        

En Washington los favores políticos son importantes y citando a Comey, el presidente valora mucho la lealtad. Eso estaría buscando al cortejar a dos personajes con cada vez menos influencia dentro de la comunidad cubana en Estados Unidos, pero sí ubicados en puestos claves en el Congreso: Mario Díaz-Balart y Marco Rubio. Ambos le fueron muy útiles en sus aspiraciones de echar abajo el programa de seguro médico de los demócratas conocido como Obamacare y estarían siendo parte también de su esquema defensivo para evitarse un juicio político si prosperan las investigaciones dentro del mencionado Russiagate.            

Entonces no se trata de una acción de política exterior puramente, es una maniobra enfocada fundamentalmente hacia el interior. Es la búsqueda desesperada de apoyo doméstico tocando la melodía de la confrontación tan añorada por los congresistas estadounidenses de origen cubano. 

Donald Trump, y esto es importante recalcarlo, no habló desde Miami en primera instancia para el pueblo cubano, sino para los políticos y financistas de la llamada línea dura a quienes cree necesitar para apuntalar otros planes más importantes. En la ciudad del Potomac le están comenzando a escasear los aliados y cualquier ayuda es bien recibida.
        
Solo desde esta perspectiva puede entenderse que el ejecutivo haya hecho caso omiso a las voces que desde su propio país le advirtieron que entorpecer la senda abierta por Obama es contraproducente, no ya a los intereses de Cuba que obviamente él no tiene en cuenta, sino enfáticamente a los de los Estados Unidos.          

La permanencia de los contactos bilaterales era provechosa para ambas economías en lo concerniente a la generación de empleos y a la ampliación de los mercados. Suprimirlos, le alertaron, pondría en riesgo la propia seguridad nacional, pues el rol de Cuba es clave en el área del Caribe, muy cercana a las costas norteamericanas como barrera antiterrorista, contra el tráfico de personas o drogas, el crimen organizado o para la protección del medio ambiente. Incluso, varios republicanos le señalaron que regresar a la retórica confrontacional con su vecino solo beneficiaría a competidores de Washington en la región como lo son Rusia y China.          

Tampoco le ayudó mucho a la oposición interna en nuestra patria, que por enésima vez y ante los ojos del pueblo antillano se vio desnuda en su servilismo y esencia antinacional. Este sería el saldo simbólico de haber escogido un teatro llamado Manuel Artime, de hacerse rodear de los veteranos de la Brigada Mercenaria 2506 y como si esto fuera poco, hablar de ayudar a los cubanos amenizándolo con el himno de las barras y las estrellas.   

El grotesco y patético espectáculo que vimos este viernes 16 de junio en Miami pretende, por carambola, socavar la estabilidad de la Revolución Bolivariana en Venezuela, a sabiendas de que el respaldo cubano ha sido y seguirá siendo crucial en llevar adelante buena parte de las misiones sociales impulsadas en la nación sudamericana. Nótese que las derechas siempre se encuentran. Los puntos de contacto y los enemigos de ambos procesos revolucionarios son los mismos. Las ofensas a José Martí y a la bandera de la estrella solitaria vistas en los últimos días en las manifestaciones violentas en suelo venezolano no dejan lugar a dudas.

La regresión desesperada del magnate republicano ve la luz en medio de una impopularidad nunca vista. No digamos en Cuba cuyo sentimiento de dignidad nacional quedó plasmado en la Declaración de su gobierno. Las reacciones desde el propio Congreso tanto en bancada demócrata como en sus correligionarios republicanos ejemplifican un panorama que le augura nuevos conflictos con esta rama del Estado. Quizás lo ocurrido sea un impulso para que progrese en los pasillos del Capitolio un proyecto de ley que permitiría los viajes turísticos de los estadounidenses a la tierra de Fidel.  
      
La vuelta a la retórica de los condicionamientos y la bravuconería política era el peor de los caminos que podía escoger Donald Trump en su relación con su pequeño y a la vez gigante vecino. Así se lo habían alertado propios y contrarios, pero ya sabemos que estamos ante un presidente cuya mejor habilidad es alejar a su público de lo verdaderamente importante, y no dudemos de que lo visto el 16 de junio forme parte de esa costumbre


Algunas reacciones







Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -