Posted by : István Ojeda Bello miércoles, 26 de octubre de 2016



Fueron necesarias 25 resoluciones en la Asamblea General de las Naciones Unidas para que los Estados Unidos confirmaran con su abstención la inoperancia de su política de cerco económico financiero y comercial contra Cuba pero, vale aclararlo, lo hizo sin la mea culpa de reconocer su responsabilidad en el sufrimiento causado al pueblo cubano ni mucho menos aceptar que el bloqueo es inmoral e ilegal.

Después del 17 de diciembre de 2014 hemos escuchado de los representativos de la Casa Blanca términos como “obsoleto” o “ineficaz” para referirse a la tradicional postura de buscar simple y llanamente la rebelión de la población cubana contra sus autoridades cortando todo tipo de nexo económico de la Mayor de las Antillas con el resto del mundo.

El no manifestarse en contra de la Resolución cubana es un golpe de efecto innegable de los estadounidenses mas debe colocarse en su adecuado contexto pues llega precedido de la Directiva Presidencial en la cual Obama expresó su perfil con Cuba. La combinación de ambas acciones permite comprender que el Presidente está mandando un mensaje claro al Congreso y a los candidatos a sucederlo, diciéndoles que darle un giro al timón dentro de la senda principal: socavar las bases ideológicas que soportan en consenso social del pueblo cubano alrededor de su Revolución y al mismo tiempo restarle fuerza a la política exterior de esta.

La representante norteamericana en la ONU, Samantha Power lo dijo con total claridad: Se abstenían sin concordar con la manera en que se está presentando el asunto. O sea que desde el punto de vista de su gobierno no tienen nada de que avergonzarse.

La abstención grafica con total nitidez lo establecido en la Directiva Presidencial que blindó hacia lo interno la determinación de la Administración demócrata de hacer irreversible la transición hacia posiciones de convivencia con nuestro país. Obama está en contra del bloqueo, sí, pero no de los principios ideológicos de hegemonía regional y global que lo generaron hace más de 50 años.

Al cambiar el voto en la ONU Obama pretende por encima de cualquier retórica de defensa de valores universales, proteger los intereses de su país para lo cual, ahora, es preciso romper el aislamiento al que los condujo lo hecho hasta el momento en relación con Cuba.

Contrario a lo que sus críticos dicen la transformación que estamos viendo en la política de EE.UU. hacia Cuba sí espera lograr cambios en su contraparte llevando la confrontación cultural e ideológica a perfiles más abiertos y, dicen, más difíciles de enfrentar por la parte cubana. Porque es justo decirlo también de este lado era mucho más sencillo de explicar y de plantear la cuestión cuando el discurso estadounidense era francamente hostil.

Entonces es mayor el reto y habrá que tener la lucidez suficiente para vencer el anexionismo y los nacionalismos de derecha que ganan fuerza con nuestros propios errores y se anidan en la creencia de que la dignidad nacional está pasada de moda.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -